domingo, 26 de mayo de 2013

Boiron recula en la Universidad de Zaragoza

Este finde estoy contento, lo que es poco habitual. Por un lado porque parece que la lluvia nos han dado una tregua, aunque conscientes somos de que no hay que cantar victoria. Pero, sobre todo, porque a lo largo de él se ha concretado que, entre todos, hemos ganado una pequeña batalla a la patraña de las bolitas y la dilución infinita. Aunque ha habido muchos sitios en los que se ha recogido la noticia, os voy a colocar aquí un link (cortito, que debeis leer inexcusablemente) a la página de la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico (ARP-SAPC), publicada ayer, en la que se daba noticia de que la Universidad de Zaragoza ha retirado de su catálogo dos títulos académicos relacionados con la homeopatía.

Entre los que se han peleado el asunto está mi colega Pedro Merino, Catedrático de Química Orgánica y seguidor de este Blog, quien con otros profesores y estudiantes de la Universidad de Zaragoza, capitaneados por el Catedrático de Paleontología Eustoquio Molina, han conseguido que se anulen los manejos de la multinacional de la homeopatía Boiron que había conseguido, hace un par de años, la creación a sus pechos (oséase poniendo pasta encima de la mesa) de una mal llamada Cátedra de Homeopatía, en connivencia con profesores de la Facultad de Medicina de esa Universidad.

No se si lo sabeis, pero este Búho tiene sus orígenes de químico en esa Universidad y, aunque lleve muchos años en la del País Vasco, sigo manteniendo una fluida relación con antiguos compañeros de promoción y con colegas de la Facultad de Ciencias que han tenido la deferencia de invitarme en varias ocasiones a diferentes eventos. En uno de ellos, en mayo de 2011, con ocasión del Año Internacional de la Química, denuncié en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias, en presencia de su Decana y de algún alto cargo del Gobierno de Aragón, así como de colegas, amigos y estudiantes, el cabreo que llevaba encima porque Boiron hubiera metido ese gol a la Universidad de mis entretelas.

No quiero arrogarme ningún mérito por ello, que ha sido el lobby dirigido por Eustoquio el que se lo ha currado. Pero creo que el asunto demuestra el poder que tienen las redes sociales, ya sea en forma de relaciones personales (tfno o email) o de herramientas más potentes como Twitter, Facebook o blogs personales y colectivos, para desenmascarar este tipo de timos. Y ahí han estado también dando el callo, durante este tiempo, las gentes de la ARP-SAPC, el blog La lista de la Vergüenza del amigo Fer Frias, el blog Magonia de Luis Alfonso Gámez y cientos de tuiteros que han retuiteado la farsa previa y el logro final.

Así que, Boiron, ojito al parche que se le vigila...

Leer mas...

lunes, 13 de mayo de 2013

El amigo Maillard envenenando pizzas

Si poneis Maillard en el buscador que este Blog tiene en la parte superior izquierda, vereis que aparecen varias entradas antiguas. Y es que Monsieur Louis-Camille Maillard, químico y médico francés de finales del XIX / principios del XX, me ha dado mucho juego con sus famosas reacciones a la hora de fustigar a las huestes quimiofóbicas que van a acabar con mi salud física y mental. No en vano, gracias a esas reacciones entre sustancias químicas de origen natural, se forman toda una plétora de disruptores, cancerígenos y otras lindezas en lo que más importa hoy en día: las cosas de comer.

A lo largo de varias entradas, hemos visto como, merced a las reacciones de Maillard que ocurren a altas temperaturas de cocción ya sea en un horno, sartén o parrilla, un chuletón acaba teniendo Hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAHs) y unas tostaditas patatas fritas son una encubierta fuente de acrilamida. En la entrada de hoy, las aminas heterocíclicas y las pizzas van a incrementar vuestro temor a comer alimentos que siempre han estado en la dieta mediterránea.

Unos investigadores alemanes de la Universidad de Hohenheim acaban de publicar (doi: 10.1111/1750-3841.12121) un artículo, en la conocida revista Journal of Food Science, en el que demuestran que el jamón o el salami con el que se decora la superficie de una pizza, constituyen, cuando ésta se hornea convenientemente, una fuente confirmada de toda una familia de aminas heterocíclicas, cuyas fórmulas no escribiré por no aburrir. Pero las mencionadas aminas son tan "inofensivas" que, algunas de ellas, tienen, según el conocido test de Ames, un poder mutagénico cinco o seis veces superior a la micotoxina aflatoxina B1, una de las sustancias más peligrosas existentes en el mundo mundial, aunque esté producida por hongos de la familia Aspergillus, muy naturales ellos. Y otras aminas de esa misma familia de las heterocíclicas, emergentes así mismo del embutido chamuscado, están reputadas como potentes cancerígenos.

En realidad, nada nuevo bajo el sol. Las aminas en cuestión surgen de la combinación, en reacciones a alta temperatura, de un trío de moléculas existente en esos embutidos, como son la creatinina, los aminoácidos libres y algunos monosacáridos como la glucosa o la lactosa. Eso ya lo ha explicado varias veces el amigo Orges en lamargaritaseagita e incluso ha dado recomendaciones para mitigar la aparición de estas sustancias en carnes a la plancha, como es el marinarlas previamente.

Lo que llama la atención de los investigadores del trabajo al que he hecho mención es que, a las temperaturas y tiempos recomendados por los fabricantes para hornear en casa sus pizzas, condiciones que parecen responder a cuidadosos estudios hechos con paneles de cata buscando las preferencias de los consumidores, las concentraciones de estos angelitos empiezan a preocupar sobre la base de la ingesta máxima diaria recomendada como segura para el conjunto de las aminas heterocíclicas. Así que, una vez más, no me tuesten mucho las cosas.

Leer mas...

Datos personales

Boredom is the highest mental state, según Einstein. Pero, a veces, aburrirse cansa. Y por eso ando en esto, persiguiendo quimiofóbicos.