domingo, 26 de febrero de 2012

Secretos y teobromina

Es ya tiempo de difundir uno de los secretos mejor guardados del titular de este Blog, sólo conocido por los más íntimos. Desde hace más de dos años, he pasado de vivir en pareja a vivir en trío. Además de la comadrona que me acompaña desde hace décadas, comparto ahora techo con una perrita de poco más de dos kilos y medio. A veces también comparto cama, pero es una situación excepcional porque a pesar de sus genes, originarios del más estricto Neguri, el animalito tiene otros, de tipo contestatario e independentista, que le inducen a buscar sus propios sitios de reposo en los lugares más recónditos de nuestra casa.

Lo cierto es que ya nada ha sido como era desde que la perrita, con rimbonbante nombre de estrella de cine, ha recalado en nuestro nido. Aunque tampoco voy a dar muchos más detalles íntimos, fuera de los conocidos por todos los propietarios de perros en cuanto a obligaciones que uno se adjudica (o le adjudican), una vez que decide tener un can por compañero. Por ejemplo, el tener que darle de comer a sus horas. En nuestro caso, su dueña es firme partidaria de mantener una dieta estricta, basada en esos preparados secos en forma de bolitas que constituyen un pingüe negocio para sus fabricantes. El Búho, que como sabeis es partidario de la cocina de temporada, procura suavizar lo aburrido de un tipo de dieta como la que le imponen al pobre bicho, compartiendo su comida con ella aunque, eso si, en las dosis adecuadas a su menguado tamaño. Y en esa dieta se incluía, de cuando en cuando, el chocolate que me priva.

Hasta el pasado jueves, cuando se produjo una situación que muchos pensarán que es un recurso literario inventado para llenar una entrada más. Pero juro por mis muertos, cuya nómina se incrementó la semana pasada con el indómito Pacorro (mi tío), que la cosa fué como la voy a contar.

Ese día Enrique G. Bengoa, un colega de la Facul, había estado incordiando a sus estudiantes de Química Orgánica proponiéndoles, a través de esa red social que se llama Twitter, una serie de características de una molécula orgánica que debían adivinar para llevarse así algún premio en especie académica (¡toma Bolonia!). Bajo la denominación de "molécula lobo con piel de cordero", @HenryBengoaweb (su nick en Twitter) introducía una serie de pistas, como que nuestras papilas gustativas la conocen bien, aunque es bastante tóxica, particularmente para animales como los perros o caballos, que se encuentra en el chocolate....

La respuesta correcta es la teobromina, una de las sustancias que se encuentra en el cacao y, por ende, en el chocolate. Un alcaloide, de la familia de las xantinas, de sabor amargo y que puede llegar a constituir hasta el 4% del cacao. Una molécula casi idéntica, excepto en detalles sólo propios de químicos, a la de la cafeína que, igualmente, se encuentra en el cacao. En un trozo de unos 50 gramos
(las tabletas normales pueden tener entre 100 y 150 gramos) de ese chocolate negro (99% de cacao) que ahora se ha puesto de moda, hay unos 210 miligramos de teobromina y 22 de cafeína, mientras que en un clásico chocolate con leche las cantidades son del orden de 70 y 8 miligramos, respectivamente. Teobromina y cafeína estimulan el sistema nervioso central, siendo la cafeína diez veces más potente en ese sentido, aunque, claro está, ese efecto se ve compensado, en el caso del chocolate, por la mayor concentración de la primera.

No parece que se hayan dado muertes por teobromina en adictos al chocolate aunque, si uno revisa la Tabla de Dosis Letales, LD50, lo que significa la dosis que mataría al 50% de un colectivo de ratones, se encuentra con que la teobromina tiene un valor de 1 gramo por kilogramo de peso del finado. Lo cual implica que una persona de 70 kilos tendría que ingerir el equivalente a 70 gramos de teobromina o, lo que es igual, unos 1800 gramos del chocolate negro arriba mencionado (unas 15 o 18 tabletas), para tener un 50% de posibilidades de morirse del atracón chocolatero. Una barbaridad, como es obvio, pero ahí está la linea roja para chocolateadictos. Sin embargo, algunos animales, como los perros, metabolizan muy lentamente la teobromina, lo que puede causar que el equivalente a solo media tableta sea suficiente para matar a un pequeño perro como el nuestro.

Y todo esto se acumulaba mientras yo seguía online los tuits de @HenryBengoaweb y la dueña de la perrita leía un libro titulado "100 ideas falsas sobre los perros" y me preguntaba si sabía lo peligroso que es darles chocolate a los perros de pequeño tamaño.

Me parece que el pobre bicho se ha quedado sin una de sus delikatessen..

Leer mas...

lunes, 6 de febrero de 2012

Resveratrol y Bad Science

En una entrada fechada en julio del pasado verano, dejé clara mi opinión sobre la mayoría de los productos que pueblan los escaparates de las farmacias que, como dice mi hermana (una boticaria de Hospital), al final será imposible distinguirlas de las parafarmacias o, lo que es peor, de las tiendas de productos naturistas. Para redondear el trabajo, en uno de los comentarios de esa misma entrada, el amigo Orges, autor de la colosal lamargaritaseagita, remachaba mis asertos, viniendo a decir que el único efecto de estos productos "milagro" es hacernos "mear caro".

En la foto que decora esta entrada podeis ver un envase del famoso Revidox. Una capsulita roja diaria y, en poco tiempo, volvemos a la infancia y, si seguimos con el tratamiento, tendremos la eterna juventud a nuestro alcance. La base del producto (que no medicamento) es el conocido resveratrol, un antioxidante contenido en las uvas del vino. Si pinchais en la foto vereis un pomposo anuncio, según el cual el resveratrol del Revidox es el "único obtenido bajo exclusivo procedimiento patentado por el CSIC" (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). Puro marketing de nuevo, que podría explicar en más detalle gracias a lo que aprendí en su día en una entrada del Blog Fuente de la Eterna Juventud que escribe Manuel Collado, un investigador del CNIO que sabe lo suyo sobre esto de envejecer y las formas de paliarlo. Así que sobran los comentarios de un advenedizo al campo como el Búho.

A lo que yo voy a referirme en esta entrada es a lo revueltas que andan estos días las redes sociales anglosajonas, al haberse descubierto un nuevo episodio de Bad Science. Yo he sabido de ello, una vez más, gracias a las alertas del Blog del Dave Bradley cuyo link veis a la derecha. Resulta que la Universidad de Connecticut publicó, a mediados de enero, una nota de prensa en la que denunciaba los turbios manejos de uno de los miembros de la Institución, un tal D.H. Das, Director del Centro de Investigaciones Cardiovasculares de la UConn. Despues de andar con la mosca detrás de la oreja durante un tiempo y revisar la labor del personaje durante los últimos siete años, la comisión designada al efecto llegó a la conclusión de que muchos de los artículos científicos publicados por Dr. Das eran pura patraña. La propia Universidad ha trasladado sus pesquisas a once prestigiosas revistas que habían publicado los resultados del mencionado investigador y su equipo, para que procedan a eliminar esos artículos de sus publicaciones.

La UConn, como no podía ser de otra manera, es críptica en su comunicado y no da muchos más detalles sobre el campo de investigación del sospechoso. Pero el propio Dave Bradley nos redirige al blog In the Pipeline de Derek Lowe, que ha seguido la pista al asunto con más intensidad. Y ha llegado a conocer que el Dr. Das tenía una larga tradición de pingües negocios con una empresa dedicada a suplementos dietéticos a base de resveratrol. Y, qué casualidad, muchos de los papers en cuestión tratan sobre supuestos buenos resultados de esos preparados.

Voy a contar todo esto a la farmaceútica de debajo de casa, que tenía hasta hace poco un anuncio como el de arriba. Por si no me lee...

Leer mas...

viernes, 3 de febrero de 2012

Tocando fondo...., espero.

Las cosas no están para tirar cohetes en ningún ámbito. Y tampoco en el que yo me muevo. Congelaciones salariales hasta para las becas más modestas, recortes en fondos destinados a la investigación.... Todo predispone a un clima de desaliento que parece ahondarse en el día a día. En el caso concreto de la Química, hemos pasado (y seguiremos pasando) años oscuros, en los que han confluido un creciente desapego por estudios complicados, como los relacionados con la Ciencia y la Tecnología, con una percepción social de que los que nos dedicamos a la Química estamos vendidos a los intereses de las grandes empresas y que, fundamentalmente, nos dedicamos a envenenar a nuestros conciudadanos con malignas moléculas sin cuento.

Pero todo en esta vida tiene algo de comportamiento parecido al de la Bolsa. Y no hay bajada brusca (con soporte) sin subida descarada (con resistencia), ni al revés. Aunque ahora parece que a químicos y otros locos similares nos toca lo primero y a algunas "estrellas" rimbombantes del espectro universitario de los últimos años les han llegado las horas bajas.

La gráfica que veis al principio de la entrada se refiere a los estudiantes de Química en la Gran Bretaña en los últimos años. Como veis, ha habido una subida evidente en los dos últimos años, años "negros" por otro lado, en términos generales. Y aunque las solicitudes previas para cursar Química en el curso 2012/13 han caído un 0,4% con relación al año anterior (han sido casi 24.000 solicitudes que incluyen a la Química en diferente orden de prelación), todo parece indicar que los que, finalmente, comiencen en setiembre andarán en torno a los 4.500 estudiantes, más o menos los mismos que el pasado curso.

El dato es francamente interesante, sobre todo si se tiene en cuenta que el Gobierno inglés ya ha anunciado un incremento brutal en las tasas (tuition fees), que va desde las 3000 libras/año del presente curso a las 9000 del próximo. Ante ese anuncio, las autoridades académicas se temían lo peor y, de hecho, así ha sido en la mayoría de los estudios universitarios, cuyas solicitudes previas han caído una media del 9% y, en algunos casos, como el de los estudios relacionados con algunas ciencias sociales, el agujero se ha profundizado hasta un 15%.

Comentando la noticia, que hoy publica la Royal Society of Chemistry inglesa en su boletín digital Chemistry World, uno de sus portavoces ha comentado que estas cifras de la Química "muestran la aceptación que entre los estudiantes parecen tener las propuestas rigurosas y prometedoras que se les están haciendo desde las Ciencias en general y desde la Química en particular".

Pues nada, que cunda el ejemplo. Nosotros también llevamos dos años de crecimiento incipiente. Esperemos que siga... Aunque mientras redactaba esta entrada me ha llegado un tuit de mi admirado Dave Bradley con la noticia de que el gigante farmaceútico Astra Zeneca ha decidido prescindir de casi 8000 de sus trabajadores de aquí a 2014, de los que 2200 pertenecen al area de investigación y desarrollo.

Leer mas...

Datos personales

Boredom is the highest mental state, según Einstein. Pero, a veces, aburrirse cansa. Y por eso ando en esto, persiguiendo quimiofóbicos.